¿Qué hago si no puedo pagar mis deudas?

Nadie quiere encontrarse jamás en esta situación. Ese momento inoportuno y caótico en el que hemos acumulado tantas deudas que, simplemente, no somos capaces de hacernos cargos de ellas. Esto puede ocurrir por muchas razones y es importante entender que, así como hemos sobrecargado nuestra situación financiera, también podremos enmendarla.

Es importante que reconozcamos la importancia de mantener un orden en nuestras finanzas y jamás comprometernos con deudas que excedan la capacidad de pago que tenemos. No vale conformarnos con “el mes siguiente quizás cobró más”, porque es la especulación la que nos suele llevar a estos desfalcos.

Así que si te encuentras  en una situación crítica, presta atención y toma muy en serio los siguientes consejos.

 

Aumentar ingresos

Ya está. Lo que tenemos no basta y es imperioso buscar nuevas fuentes de dinero que nos permitan comenzar a quitarnos las deudas. Será necesario realizar sacrificios y poner todo de nuestra parte para recuperar la estabilidad, así que no te asustes ante la idea de un segundo trabajo.

Siempre es posible conseguir ingresos extras trabajando a medio tiempo los fines de semana y complementar nuestro sueldo principal. Obviamente nadie quiere trabajar durante los días que supuestamente son de descanso, pero si has cometido errores o la mala fortuna ha tocado tu puerta, no queda otra que poner todo lo que tenemos en función de mejorar nuestra situación financiera.

 

Reducir gastos

Así como aumentar el ingreso de dinero es parte fundamental, también lo será recortar al mínimo los gastos que tenemos. Comenzar a realizar solo una compra mensual en el supermercado será el punto inicial de esto, puesto que de esta forma, podemos comprar lo esencial para vivir y evitar gastos extras a mitad de semana.

También será necesario comprar cosas de marcas blancas y eliminar lujos innecesarios en nuestra vida diaria. Es duro, lo sabemos, pero la situación asfixiante no terminará jamás si no ponemos todo de nuestra parte para solucionarla. Ha llegado el momento de ajustarse el cinturón y sabemos que podrás lograrlo.

 

Unificar deudas

Este es un método que puede tener muy buenos resultados. Consiste en buscar un préstamo con el que podamos cancelar todas nuestras deudas de un solo golpe y reducir nuestras cuotas mensuales a una sola fuente. De esta manera, unificamos la deuda y comenzamos a pagar una sola tasa de interés y con el mejor pacto de pago que hayamos podido negociar.

Puede parecer una medida desesperada, pero es muy probable que las comisiones e intereses de un solo crédito sean mejores que las de cinco entidades diferentes.

 

Acudir a los proveedores

En estas situaciones, los proveedores siempre preferirán que pagues en algún momento a nunca más ver su dinero. Es por esta razón que debieras acudir a ellos y plantear tus problemas, con el fin de buscar algún pacto que te ayude a pagar de forma cómoda y puntual la deuda que tengas con ellos.

Esperamos que estos consejos te hayan sido de ayuda y que puedas superar prontamente la crisis financiera que te aqueja. ¡Mucha suerte!